¿Qué es el control coercitivo?

El control coercitivo se refiere a la manipulación de una persona para controlar su comportamiento. Esto puede ser una forma de violencia psicológica o una forma de abuso emocional. Es una forma sutil de abuso, donde el abusador usa una variedad de tácticas para manipular, amenazar, intimidar y controlar a la víctima.

El control coercitivo es una forma de maltrato, ya que puede dañar la autoestima y la seguridad de la víctima y puede llevar a la violencia física.

Signos de que estás siendo victima de control coercitivo

Existen varios signos de control coercitivo. Uno de los principales es el aislamiento. El abusador puede controlar a la víctima tratando de limitar sus contactos con amigos y familiares.

Otra señal es el control económico, donde el abusador trata de controlar el dinero de la víctima, controlando cómo se gasta y a quién se da.

El abusador también puede ser extremadamente celoso e intentar vigilar constantemente a la víctima.

Otra señal de control coercitivo es el abuso verbal. El abusador puede tratar de manipular a la víctima con insultos y amenazas.

También puede utilizar el chantaje emocional para obligar a la víctima a actuar de una manera deseada. Esto incluye tratar de hacer que la víctima se sienta culpable o vergüenza por sus acciones.

Una forma de control coercitivo es el gaslighting.

Esto se refiere a la manipulación psicológica para desestabilizar a la víctima. El abusador puede mentir, exagerar o minimizar los hechos para hacer que la víctima se sienta confundida, insegura y desorientada. El abusador también puede tratar de hacer que la víctima crea que está loca o que sus opiniones o sentimientos no son válidos.

Tal vez también te interese  ¿Qué es el abuso económico?

Los efectos del control coercitivo pueden ser devastadores para la víctima. Esto puede llevar a la depresión, baja autoestima, ansiedad, problemas de salud mental, trastornos alimenticios, problemas de relaciones y problemas para tomar decisiones.

Estos efectos pueden ser muy difíciles de superar sin ayuda profesional.

¿Es un delito el control coercitivo?

Cuando el comportamiento controlador o coercitivo en una relación íntima o familiar tiene un efecto grave en la víctima se convierte en un delito.

El control coercitivo no es un delito en sí mismo, pero puede conducir a la violencia física y, por lo tanto, puede considerarse un delito en algunas jurisdicciones.

Es importante tener en cuenta que el control coercitivo no es necesariamente el resultado de una relación abusiva, sino que puede ocurrir en cualquier tipo de relación. Por lo tanto, es importante estar alerta a los signos de control coercitivo y buscar ayuda si se sospecha que está ocurriendo.

Deja un comentario

¿Tienes alguna duda o consulta?